viernes, 20 de mayo de 2011

Manifestantes de los derechos primermundistas, y otros animales de bellota

Si hay algo que de verdad me impresione, es como una simple idea revolucionaria social puede ser utilizada como excusa para muchas cosas... Bueno, eso diría, pero me impresiona aún más como mucha gente habla de esa idea sin saber ni qué significa, ni qué propósito tiene, ni siquiera si es aún factible... Es acojonante como toooooda la mierda que sale de la boca de la gente sin ton ni son, es aceptada socialmente sin reservas... Los crios la utilizan como excusa para hacer pellas en clase, los mayores para expresar su inconformismo social, los ancianos para quejarse por... Bueno, por quejarse.
Cada vez que se monta una manifestación, siempre vemos en primera línea a los cuatro de siempre: la oposición al gobierno, los jóvenes inconformistas(si, esos, los que fuman porros en las esquinas de los patios de institutos), los ancianos que se aburren en sus casas, y los típicos inconformistas rebeldes sin causa... Para que luego digan que la libertad está en buenas manos...
A mi me parece que hay demasiada gente que habla sin saber... Tenemos más de tres cuartas partes del mundo muriéndose de hambre, y al resto de la gente del primer mundo solo se les ocurre salir a la calle a protestar porque, a pesar de poder ir bien vestidos, de no pasar hambre nunca, de poder levantarse cada mañana de una cama mullida y limpia, y de tener un montón de lujos innecesarios... Sienten que su calidad de vida es malísima, gracias a los políticos, economistas, y representantes que tenemos... Y que quieren algo mejor, porque no están satisfechos... Ya puestos a pedir, yo le pido a Dios que me dé un Ferrari, la inmortalidad, y un poder psíquico para desenrollar los malditos cables de los auriculares que siempre se me enredan en los bolsillos... Y le pido todo ésto, porque considero que mi vida es malísima con todo lo poco que tengo, nos ha jodido.
Si todos los que se quejan gastaran la mitad de energías en reparar las cosas en vez de en quejarse y pedir que lo hagan otros, seguro que este mundo tendría muy pocos problemas... Pero claro está, no podemos permitir que los más acomodados se ensucien las manos con ayudar al menos favorecido cuando ellos mismos se sienten fatal porque no pueden pagar su chalet porque les han bajado el 5% del sueldo, debido a una medida que se ha tomado para paliar una crisis mundial...
En definitiva... El mundo está cada día peor, causa cada vez más desastres, y algún capullo de la prensa rosa sigue por ahí, acosando a algún o alguna pobre infeliz, por el mero hecho de que éste o ésta ha vendido su vida a la prensa a cambio de una cantidad indecente de dinero... Y eso también es motivo de queja.
Pensad en todo lo que digo, o mejor dadle un buen trago a una botella de alcohol. Lo que más cómodo os resulte.
Buenas noches.

1 comentario:

  1. Pásate, si aún me recuerdas.
    Y si no me conoces, puedes leer o comentar. U olvidar lo que acabo de escribir.

    http://violetcarsons.blogspot.com/

    "—No sé qué me ha pasado. No te ofendas, pero a veces una se siente más libre de hablarle a un extraño que a la gente que conoce. ¿Por qué será?
    Me encogí de hombros. —Probablemente porque un extraño nos ve como somos, no como quiere creer que somos.
    —¿Es eso también de tu amigo Carax?
    —No, eso me lo acabo de inventar para impresionarte.
    —¿Y cómo me ves tú a mí?
    —Como un misterio.
    —Ése es el cumplido más raro que me han hecho nunca.
    —No es un cumplido. Es una amenaza.
    —¿Y eso?
    —Los misterios hay que resolverlos, averiguar qué esconden.
    —A lo mejor te decepcionas al ver lo que hay dentro.
    —A lo mejor me sorprendo. Y tú también."

    La Sombra del viento. Carlos Ruiz Zafón

    ResponderEliminar